Daniel Campo – Director de El Publicista

 In Conversaciones con agripina

La publicidad debe ir mucho más allá de anunciar el producto
Daniel Campo, director de El Publicista

1) Cuéntenos sobre tu trayectoria periodística. ¿Qué le motivó o inspiró para entrar en este mundillo? ¿Está contento y satisfecho con su trabajo y de hasta dónde ha conseguido llegar?

Mi trayectoria tiene poco recorrido. Entré de botones o chico de los recados (hoy assistant) en la revista Campaña, especializada en Publicidad, en la década de los 70. Cuando fui asentándome, entre los diferentes departamentos existentes me decanté por el de Redacción, donde estaban de periodistas Javier Castro y Luis Muñiz, que posteriormente dejaron la revista para lanzar su propia publicación también en el sector, el semanario Anuncios. Compaginé el trabajo con el estudio de la carrera de periodismo, cuyas clases recibía en horario nocturno. En 1984 me licencié en Ciencias de la Información, rama de Periodismo,  por la Universidad Complutense de Madrid. En Campaña llegué a ser redactor jefe, hasta que a finales de 1998 la empresa desapareció por diversos problemas económicos. Meses más tarde cuatro de los empleados que estábamos allí nos unimos para fundar El Publicista, después de hacer un sondeo entre profesionales para ver la idoneidad de lanzar una nueva revista. Era lo que sabíamos hacer y ejercimos de emprendedores, cuando todavía no existía esa palabra, aportando todo el dinero del paro.

Hoy soy periodista especializado en Publicidad, director de El Publicista y presidente de Editora de Publicaciones Especializadas, que edita la revista y otras publicaciones. Y gracias a un equipo que se mantiene desde hace muchos años, del cual estoy muy orgulloso, seguimos en el mercado a pesar de muchos derroteros y dos crisis económicas. El Publicista es ya un referente indiscutible en el sector de los medios especializados.

 

2) Ahora háblenos acerca de la revista, ¿cómo la definiría?, ¿usáis un estilo libre a la hora de redactar y crear contenido, o seguís un patrón concreto?

El Publicista nació como revista quincenal impresa en papel y especializada en publicidad, comunicación y marketing en marzo de 1999. Desde entonces ha ido evolucionando acorde con los tiempos y la tecnología, convirtiéndose en un medio de comunicación que atiende informativamente y documentalmente las necesidades de los profesionales de los sectores implicados a través de todos los canales existentes: edición impresa, edición digital, web, newsletter, redes sociales, etc.

A lo largo del año abordamos en nuestros distintos canales temas fijos dedicados a los actores del sector, coyunturales que surgen en el momento y exclusivos como nuestros rankings de agencias de publicidad, de medios y de comunicación en función de la percepción de los anunciantes; o el ranking de premios `Los mejores actores de la industria publicitaria española´, haciendo una labor exhaustiva de recopilación de los galardones anuales otorgados en los diferentes ámbitos –desde locales a internacionales- dentro de todas las disciplinas.
Los contenidos siempre se elaboran siguiendo un criterio periodístico, y todos los que estamos en el departamento de redacción somos periodistas. Eso sí, el lenguaje periodístico publicitario está sometido a los anglicismos, además de a la transparencia informativa de los actores.

3) También nos gustaría saber qué opinión tiene sobre Agripina.

Conozco Agripina y a su impulsor José-Luis Zafra desde hace muchos años. He visto la evolución de los premios desde su prisma local a su expansión nacional y puedo de decir que es un festival de referencia, tras luchar con los avatares lógicos de hacerse un hueco en este entramado mundo de los festivales.

Recuerdo las conversaciones con José-Luis post entrega de premios y lo que aprendíamos ambos en ese ratito. Desde El Publicista apoyamos todos los festivales porque somos conscientes de que su función de ser punto de encuentro de la profesión, de contribuir a educar y formar a los profesionales y de reconocer los valores de los trabajos que se realizan, en sus diferentes categorías, enriquecen nuestra actividad. Además, recibir un premio y difundirlo a través de los medios de comunicación especializados, catapulta a las agencias a darse a conocer, crecer y salir de su entorno. Y se corrobora que el talento está en cualquier parte, y que los festivales son una vía para que se muestren a los demás y se reconozcan.

El Publicista

4) Como dato curioso e interesante, ¿podría hablarnos de alguna campaña referente? Alguna que le haya gustado en especial y porqué.

Siempre que me preguntan por anuncios que dejan huella, me vienen a la cabeza los de la época dorada de la publicidad de finales de los 80 y principio de los 90, concretamente los de “Aprende a usar la televisión”, de la agencia Contrapunto para TVE, con la perrita Pippin de protagonista, que recibió el primer Gran Premio de España en Cannes por su mensaje contra intuitivo para un canal de televisión en vísperas a la irrupción de la tv privada; y “Aprende de tus hijos”, de RCP para Danone, que supuso un gran cambio de estrategia comercial de la marca convenciendo a los padres que empezaran a tomar yogur. ¿Y por qué? Porque, además de haber tenido la suerte de vivirlos con sus protagonistas (p.e. yo estaba en Cannes en ese momento), son ejemplo del trabajo bien hecho más allá del anuncio en sí del producto o servicio, función que debe tener la buena publicidad para ser eficaz y tener éxito. La publicidad enseña muchas cosas y a lo largo de la historia hemos visto cómo ha ido evolucionando y contribuyendo a la transformación de la sociedad. Y además, si va acompañada de creatividad, que es su esencia, mucho mejor. Por cierto, me gusta todo tipo de publicidad (la buena, claro), pero me apasiona la publicidad social. Esa que ayuda a tener un mundo mejor, más sostenible y más solidario. Adelanto que “Invisible Soledad’, campaña creada por la agencia independiente LLYC para la Fundación BBK y que tenía por objetivo concienciar a la población sobre la problemática de la soledad no deseada de las personas mayores, es la campaña más premiada del 2020. Una idea simple se convierte en la gran idea gracias, entre otras cosas, a los festivales publicitarios.

Aurora Santana González

 

 

 

 

Leave a Comment