Juan Carlos Navarro- Director creativo de Lypsum

 In Conversaciones con agripina

1-Trayectoria profesional

Comencé estudiando en Barcelona Ciencias Políticas, ahí me dí cuenta que realmente lo que me gustaba era cuando se hablaba de las campañas de marketing político, comunicación, etc… Después, una compañera me dijo que se podían convalidar varias asignaturas y ahí me decidí y empecé a estudiar publicidad. Allí investigué sobre la industria y me preocupé en el sentido de que yo estaba comenzando la segunda carrera y no sabía si la edad iba a ser perjudicial para empezar a esas alturas mi trayectoria profesional.  Me cargué de ganas y al empezar publicidad reuní a amigos de la infancia, de hecho, mi socio principal estudió conmigo la ESO. Hicimos juntos la camiseta de fin de curso, él hizo la ilustración y yo fui el que más camisetas vendí de todo el colegio. Ahí pensé en que si alguna vez montaba una empresa, tenía que ser con él.  Acabamos reuniéndonos junto a varias personas más y les propuse emprender juntos. De ahí nace Lypsum.

 

 

2-Háblanos un poco de la agencia

Comenzamos a quedar con los clientes en los bares, haciendo trabajos para pequeños locales. Tuvimos la suerte de presentarnos con una campaña política que finalmente ganamos y ese fue nuestro ‘boom’ a nivel local. Poco a poco nos dieron trabajos en diferentes empresas turísticas hasta ahora, diez años después, ser la agencia que lleva la marca gastronómica de España: Saborea España.

En Lypsum somos una agencia de un grupo reducido, pero no funcionamos como una agencia casual. Tenemos una filosofía muy cooperativa, lo que hicimos fue contratar servicios y hemos ido creando una red de contacto con diferentes proveedores que nos permiten afrontar grandes proyectos.

Junto a uno de mis socios, soy el director creativo. Trabajamos con una metodología especial… A nosotros nos va mucho el tema orgánico y siempre decimos que las ideas no aparecen, sino que brotan y son como semillas, entonces a partir de esa idea creamos un concepto para contextualizar las campañas y le hemos llamado ‘Emocultivo’. Este concepto lo desarrollamos a través de las emociones. Nosotros siempre hemos querido emocionar y contar historias, nos dimos cuenta de que si nosotros queríamos hacer a la gente feliz, teníamos que tocar también la tristeza. Al trabajar con estos acordes, haces sentir a la gente.

Nos gustó mucho el paradigma de plantar una semilla, porque creemos que es la base fundamental de la publicidad. Las ideas no se deben olvidar, tienen que evolucionar, en publicidad lo que hacemos es contar historias.

 

3-Un proyecto especial que hayáis realizado

Contigo sabe mejor. Lo que hicimos fue entender el medio como el mensaje. En ese momento estábamos todos encerrados y con el teléfono, la gente lo que quería era salir y pasar tiempo con la gente a la que quería. Le dije a mi socio que lo que me gustaría era recibir la llamada de ese amigo o esa amiga  con el que siempre decimos que queremos hacer un viaje y que al final nunca lo hacemos. Se nos ocurrió reproducir una llamada y que sean tus vacaciones las que te están llamando.

 

A nivel personal tengo que hablarte de una campaña que hicimos para el banco de sangre llamada Pacto de sangre. Y simplemente lo que hice fue, en el momento en el que salieron los challenges de tirarse agua, lo subí e hice un “pacto de sangre” con unos amigos para ir a donar sangre. Por la tarde me llamaron contándome que había una cola que le daba la vuelta al polideportivo. Fue muy especial.

 

 

4-Una campaña que te inspire o te guste

La campaña de Ruavieja me pareció espectacular. Analicé incluso el tiempo que me quedaba por ver a un amigo y esto hizo que reflexionara. Me gustó mucho.