RQR, Comunicación.

 In Recomendamos

En 1990 se convirtieron en el primer estudio de branding en Valladolid guiados por la intuición, la creatividad, el buen gusto y, sobre todo, el deseo de hacer algo completamente nuevo.

Todo relato tiene una génesis y RQR nació de la unión de sus tres “padres fundadores”: un filósofo, un economista y un médico-pintor. Porque el auténtico publicista lleva el talento creativo grabado en su ADN y, tarde o temprano, acaba asumiendo su destino, ya sea en las aulas, analizando la Bolsa o en un preoperatorio.

En sus 30 años de viaje, se han mantenido firmes frente a todos los vientos del IBEX 35 y hasta han asistido a varios cambios de era: la del analógico al digital y la del mundo offline al online. Y siempre han estado en primera línea de fuego, encontrando en cada cambio una nueva oportunidad para reinventarse. Porque eso es lo más bonito para quienes se dedican a la publicidad, que todo cambia y solo la esencia permanece; la esencia de los trabajos bien hechos.

En su letra pequeña no figura el “compromiso de permanencia”, pero muchos de los clientes de RQR llevan siendo compañeros de viaje desde los orígenes de la agencia. Su compromiso es absoluto, con los que siempre estuvieron y con los que llegan. Cada uno de sus éxitos es su mayor recompensa.

Su equipo creativo está formado por Maestros Jedi y jóvenes Padawan que mantienen “el equilibrio de la fuerza”. No tienen jerarquías, prefieren compartir talento. Cada uno hace su magia: algunos con la imagen, otros con las palabras, la edición web, el marketing digital o las relaciones públicas. Lo que les conecta son las buenas ideas, el conformismo “zero”, la pasión por lo que hacemos y el buen rollo, nuestra mejor herramienta.

Comparte.